Arte Público

Presento aquí dos proyectos antiguos que por su singularidad no he vuelto a tener oportunidad de realizar. Son dos piezas para espacios públicos que se caracterizan por dar la vuelta al encargo.

En la primera “Outopos” el encargo fue diseñar unas pasarelas peatonales. La solución vino de unir una tradición milenaria -el Zigurat- con una deconstrucción contemporánea de una marquesina.

En la segunda “Columna Infinita” el encargo fue una Virgen del Pilar y se llegó a un pieza colgante de 18 m. ubicada en el lobby de un edificio.

Volver del revés el problema, verlo desde otro prisma, ponerlo cabeza abajo. Pero sobre todo trabajar, trabajar, trabajar, trabajar, en él.