Creo en aquellos lugares, los que no suenan ni tienen nombre, que se caracterizan tal vez por el hecho de que allí no hay nada, mientras que alrededor, en todas partes, hay algo. Creo en los oasis del vacío. El hombre es el huésped de la realidad.
(Peter Handke)

Título: Joana Joana, Autor: Anto Rabzas. 2019. Papel de croquis 50 x 70 cm. Acrílico diluido en agua. Contraportada para revista de Cuadernos de Dibujo y Poesía 01 dedicado a Joan Margarit.

El verdadero contenido de una fotografía es invisible, porque no se deriva de una relación con la forma, sino con el tiempo”. John Berger

Albert Camus comienza “El extranjero” con estas palabras:
“Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer. No lo sé. El telegrama del asilo decía ‘Falleció su madre. Entierro mañana. Sentidas condolencias’. Pero no quiere decir nada. Podría haber sido ayer”. 
He recibido la noticia de la muerte de John Berger de la misma forma, solo cambia el medio, en vez de telegrama, ha sido un mensaje de WhatsApp.
En su Cuaderno de Bento, Berger cuenta con sumo detalle el proceso de dibujar de unos lirios, nos habla de donde están: 
“pegados al muro sur de cierta casa” 
De su tamaño:  
“Tienen un metro de alto más o menos, pero como están empezando a florecer, se curvan por el peso de las flores. Cuatro por cada tallo.” 
Hasta del tiempo que hace en ese preciso momento: 
“Hace sol. Estamos en mayo. Toda la nieve a una altitud inferior a 1.500 metros se ha fundido.” 
Describe sus colores aunque nunca se reflejarán en el dibujo: 
” Sus colores son un oscuro carmesí con tintes marrones, amarillos, blancos y cobre: los colores de los instrumentos de una banda de música tocados con cierta desgana. Los tallos, los cálices y los sépalos son de un verde desvaído, como de óxido de cromo.” 

Comienza a describir los instrumentos con los que dibuja: 
“Dibujo con tinta negra (Sheaffer), aguada y saliva, utilizando un dedo por pincel.” 
y el soporte: 
“tengo unas cuantas hojas de papel de arroz chino, que es ligeramente coloreado. Lo escogí precisamente por sus tonos cereal. Puede que luego rasgue alguna para sacar formas que utilizaré a modo de collage. Tengo un tubo de cola, por si me hiciera falta. También tengo a mi lado en la hierba una cera de color amarillo fuerte que cogí de una caja de la marca Giotto, unas ceras para niños.” 
Berger escribe lentamente, recreándose en el proceso, tal y como dibuja: 
“Cuando uno se pone a dibujar, pierde el sentido del tiempo, de tanto que se concentra en las escalas del espacio.” 

y reflexiona sobre el acto de observar para dibujar: 
“En un momento dado, si no decides abandonar el dibujo que estás haciendo y empezar uno nuevo, la mirada contenida en lo que estás midiendo e invocando en el papel cambia.”

Para después, detenerse en lo dibujado:  
“Al principio, interrogas al modelo (los siete lirios) a fin de descubrir líneas, formas y tonos que puedas trazar en el papel. El dibujo acumula las respuestas. Asimismo, conforme vas interrogando a las primeras respuestas, el dibujo va acumulando, claro está, correcciones. Dibujar es corregir. ” 

Berger se recrea en el proceso del dibujo paso a paso, describiendo primero las dudas sobre si esos trazos que van apareciendo sobre el papel son lirios: 
“Si tienes suerte, llegará un momento en el que la acumulación se convierta en una imagen, es decir, que dejará de ser un montón de signos y se transformará en una presencia. Una presencia un tanto tosca, pero una presencia. Es entonces cuando cambia tu mirada. Y empiezas a inquirir de esa presencia tanto como del modelo.” 
Después toma conciencia del dibujo como lenguaje en el que interviene el contexto del objeto, el papel y todas las decisiones sobre los rastros de líneas que se van acumulando:
“¿Cómo te pide que la modifiques para ser menos tosca? Miras atentamente el dibujo y vuelves una y otra vez a recorrer con la mirada los siete lirios buscando no ya su estructura, sino lo que irradian, su energía. ¿Cómo interaccionan con el aire que los envuelve, con el sol, con el calor que se desprende del muro de la casa? Dibujar ahora significa restar tanto como sumar. Implica tanto el papel como las formas dibujadas en él. Utilizo el cúter, el lápiz, la cera amarilla, saliva. No puedo apresurarme.” 
De nuevo constata la necesidad de parar el tiempo, de dilatarlo, de deleitarse en la tarea: 
“Me tomo mi tiempo, como si dispusiera de todo el del mundo. Tengo todo el tiempo del mundo. Y en esta creencia, sigo haciendo correcciones mínimas, una tras otra, tras otra, a fin de hacer la presencia de los siete lirios un poco más cómoda y, por lo tanto, más palpable. Todo el tiempo del mundo.” 
Para revelar al fin que el motivo último de este dibujo es honrar y recordar, ofreciendo una parte de su tiempo a una buena amiga: 
“En realidad, tengo que entregar el dibujo esta noche. Lo he hecho para Marie-Claude, que murió hace dos días, a los cincuenta y ocho años, de un infarto. 
Esta noche colocarán el dibujo en algún lugar de la iglesia, cerca del ataúd, que se abrirá para quienes quieran ver a Marie-Claude por última vez. Mañana es el funeral. Entonces, el dibujo, enrollado y atado con una cinta, irá, junto con las flores de verdad, sobre su ataúd, y será sepultado con ella.
Quienes dibujamos no sólo dibujamos a fin de hacer algo visible para los demás, sino también para acompañar a algo invisible hacia su destino insondable.”
John Berger, Cuaderno de Bento, pp.15-17. 

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:Times; panose-1:2 0 5 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;} @font-face {font-family:"MS 明朝"; panose-1:0 0 0 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:fixed; mso-font-signature:1 134676480 16 0 131072 0;} @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;} @font-face {font-family:Cambria; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1073743103 0 0 415 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD;} p {mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-margin-top-alt:auto; margin-right:0cm; mso-margin-bottom-alt:auto; margin-left:0cm; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:Times; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-bidi-font-family:"Times New Roman";} span.apple-converted-space {mso-style-name:apple-converted-space; mso-style-unhide:no;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD;} @page WordSection1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;}

Hasta pronto John, allá donde hayas ido… nos traes una especie de paz.









Dejo aquí algunas precisiones sobre referencias que surgieron en la clase de ayer: 
El libro que os recomendé de Ian Stewart, se titula “Cartas a una joven matemática” lo interesante del texto es por una lado la estructura epistolar, se puede leer de manera independiente cada carta, y por otro, el repaso que da a un periodo vital la formación de la joven Meg, desde los estudios de secundaria hasta que se convierte en una docente e investigadora.

Wu Guanzhong. Old Residence, 1997

Otras referencias a las que aludí sobre la necesidad de leer poesía:
Es muy interesante que os acerquéis a las Poéticas orientales, Poesía, Pintura, Arquitectura, Cine, Cerámica, Jardines, etc. hoy nos ceñiremos a la palabra.
Algo implícito en la estética oriental es que la inteligencia y la información, no son suficientes para alumbrar poesía, hace falta la experiencia lenta, el sabor de las cosas y la pátina del tiempo.
Convertir ese ver trivial y estereotipado, en una mirada propia y original. 
Aquí no se cierra el círculo, solo se comienza. 
Para poder expresar en cualquier medio esa propia mirada, para convertir en imágenes esa forma propia, se necesita un dominio técnico, mucha disciplina y una gran dosis de autocrítica. 
Así llegamos a ser competentes en el medio que hayamos elegido, nos ganamos la vida y quizás el respeto para con nosotros mismos. 
Pero… todavía quedaría un paso más para llegar a romper el molde de nuestro tiempo, nuestra mirada propia se transformaría en visión, se alejaría de nosotros, no nos tendría ya en cuenta, sería visionaria. 
Esto tiene lugar en momentos alterados de la conciencia producidos en el crisol del talento, la inspiración y el trabajo, mucho trabajo. 
Por probabilidad, se necesitan varias generaciones para que surja alguien que logre romper con el lastre de la tradición e impulsar su campo un paso más hacia el futuro.
No nos debemos desalentar, al contrario, el trabajo bien hecho convierte nuestro paso por aquí, en una vida plena, conformamos el humus necesario para que surjan las flores. Desde esta posición humilde, no perderemos el tiempo buscando éxitos y famas.  Dice Marta Carrasco en Cartas a jóvenes artistas: “Pero hay un punto que no se puede traspasar jamás: El día que te admiras a ti mismo, que haces las cosas exclusivamente para el aplauso, que dejas de ser humilde. En ese momento dejas de tener ningún interés.” p.31 
Buscar la profundidad y la receptividad. El secreto para introducirse en el objeto y reordenar su apariencia, que decía Berger en Algunos pasos hacia una pequeña teoría de lo Visible, y cita a Shitao “Pintar es el resultado de la receptividad de la tinta; la tinta se abre al pincel; el pincel se abre a la mano; la mano se abre al corazón.”

Algunos títulos de obras Poéticas que os sugiero:
La Montaña Vacía de Wang Wei,  (701-771)
40. Canción para acompañar a la primavera que parte

Día a día los hombres seguimos envejeciendo.
Año tras año es imposible retener la primavera.

El gozo mutuo reside en esta copa de vino.
Es inútil lamentar que se vuelen las flores. p.119

El bosque de Pinceles de Tu Fu,  (712-770)
Frase Trunca

El río azul resalta la blancura de las aves
En la montaña verde a punto de incendiarse las flores
Esta primavera pasará muy pronto,
¿Qué día de qué año regresaré? p. 211

Las veinticuatro categorías de la Poesía, de Si Kongtu,  (837-908)

No hay más que inclinarse y coger
aquello que los demás no han cogido
seguir la Vía siempre hacia delante
y de un solo trazo surgirá la primavera… p. 89

El Barco de Orquídeas. Poetisas de China. Una antología de Kenneth Rexroth y Ling Chung.
Chen Min,  LXXXIII Cita vespertina

No puedo levantar la mano
Para llamar a tu puerta
Por miedo a que el sonido no
Sea lo bastante suave… p.111

De poéticas cercanas la obra de  José Angel Valente, todo lo que podáis leer: Treinta y siete fragmentos, Fulgor, etc. o Elogio del calígrafo, ensayos sobre arte escritos por un poeta muy recomendable.

A usted le doy una flor,
si me permite,
un gato y un micrófono,
un destornillador totalmente en desuso
una ventana alegre.
Agítelos
Haga un poema… p.47

Vicente Luis Mora:  Nova
Rosa Cúbica
…el arte es una fe
hay una rosa cúbica en tu mente
la riegas con tu propio pensamiento
la perfección exacta
que nadie ha de robarte mientras creas p.58

o los textos siempre inteligentes y sorprendentes de un Físico que ha creado hasta un término nuevo para definir lo que hace Postpoesía llamado Agustín Fernández Mallo.  Tiene textos como Ya nadie se llamara como yo, (2012) una publicación que reúne toda su poesía, Trilogía proyecto Nocilla: Nocilla dream (2006), Nocilla experience (2008) y Nocilla lab (2009), Postpoesía. Un nuevo paradigma. (2009)y bastantes más como El hacedor (de Borges), Remake en el que realiza de nuevo el paseo de Robert Smithson por Passaic desde Google Earth, en su ordenador, una “psicoGooglegeografía”
Inversa es la lógica de quien descubre una tierra analógica pero real como la de un espejo. Pero si te fijas, la imagen del espejo posee una pátina que aunque visible la oscurece, como si algo de materia se perdiese en el trayecto, un residuo que si lo juntaras verías lo que pierde aquel que te mira; mejor dicho, quien en tu imagen desaparece; o, aún mejor, quien en ti ya ha desaparecido. p.48  En Carne de Pixel
…Así, en las artes comúnmente llamadas plásticas o visuales, no solo la tecnología ha irrumpido de una manera felizmente escandalosa para demostrar que el medio muta o subvierte el contenido de la obra de tal manera que más que nunca fondo y forma coinciden… sino que el espíritu, la poética científica es lo que nutre directamente a gran cantidad de obras. En Nocilla Lab

Termino la entrada con un pequeño fragmento de Ada Salas,  Alguien aquí, Notas acerca de la escritura poética.

El poeta no necesita reunir elementos relacionados entre sí para crear un conjunto; no hace rompecabezas, no va de lo diverso a lo uno, no puede detenerse en lo diverso. Un poema no es un ramo, un abanico, un conjunto de. En poesía, por muy largo que sea un texto, no caben la digresión, la perífrasis. Cuando uno escribe, debe mirar a un punto que, pese a ser difuso, es esencialmente definido y concreto. Quizás en otras disciplinas quepa el ligero desvío, el rodeo, no en la poesía. El poeta solo puede ser águila: otear desde lo lejos, la pieza, y lanzarse sobre ella con absoluta precisión.p. 64

…No hay poemas medios: se acierta o se yerra. En poesía, la aproximación es error.p.65